Alberto Fernández, tras el revés en la Corte por las clases presenciales: “Me apena ver la decrepitud del Derecho convertido en sentencias”

El Presidente también afirmó que va a seguir “cuidando la salud de los argentinos” más allá del fallo del máximo tribunal. “Dicten las sentencias que quieran, vamos a hacer lo que debemos”, lanzó.

Alberto Fernández, tras el revés en la Corte por las clases presenciales: “Me apena ver la decrepitud del Derecho convertido en sentencias”

Tras el fallo de la Corte Suprema, que avaló la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires para sostener las clases presenciales, el presidente Alberto Fernández cargó con dureza contra el máximo tribunal y advirtió que va a "seguir cuidando la salud de los argentinos por más que escriban muchas hojas en sentencias".

"Yo que se soy un hombre que reivindico el estado de derecho, no saben lo que me apena ver la decrepitud del Derecho convertido en sentencias", enfatizó.

En su breve pero contundente crítica a la Corte, el mandatario dejó otro mensaje: "Nada de lo que hacemos lo hacemos para complicarle la vida a nadie. Lo hacemos para preservar la salud y la vida de nuestra gente y, contra eso, que dicten las sentencias que quieran, vamos a hacer lo que debemos".

Alberto Fernández participó de un acto en Ezeiza, junto al ministro de Educación, NIcolás Trotta, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

Alberto Fernández participó de un acto en Ezeiza, junto al ministro de Educación, NIcolás Trotta, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

Fernández esperó hasta el final de su discurso para apuntar contra el fallo. Antes había puesto el foco en el programa para la producción de computadoras y, como también lo había hecho Cristina Kirchner en sus redes sociales, elogió las palabras del mandatario estadounidense Joe Biden, a quien llamó "Juan Domingo Biden" por sus recientes declaraciones sobre el "derecho a sindicalizarse" de los trabajadores.

Más tarde, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, también criticó la decisión de la Corte Suprema. "Es lamentable que la Corte haya consumido su tiempo en cuestiones de autonomía y jurisdicción en medio de una pandemia que diariamente cuesta cientos de vidas", dijo con un mensaje que difundió en redes sociales.

El jefe de ministros agregó: "Es una discusión alejada de la realidad de las terapias intensivas. Nosotros vamos a seguir priorizando la salud".

En el partido bonaerense de Ezeiza, el jefe de Estado anunció la puesta en marcha del Plan Federal Juana Manso, dejando en funcionamiento un programa similar al plan Conectar Igualdad, que se discontinuó durante la gestión del ex presidente Mauricio Macri.

​"La prioridad la tendrán los establecimientos con alumnos que han tenido baja o nula continuidad pedagógica en 2020, y la distribución comenzará en aquellas provincias de menor nivel socioeconómico, y con mayor porcentaje de estudiantes desvinculados", había precisado Presidencia en un comunicado.

En medio de la disputa que se generó entre Nación y Ciudad luego de que el Presidente estableciera en un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) cerrar las escuelas en el AMBA, Alberto Fernández afirmó este sábado que el Gobierno iba a "empezar a entregar notebooks a chicos para que vuelvan a acceder al mundo digital".

El programa prevé una inversión de 20.000 millones de pesos y la entrega de 633.000 netbooks para estudiantes secundarios de todo el país.

Minutos antes del acto de Fernández, la Corte Suprema falló a favor de la autonomía porteña y respaldó las clases presenciales como pedía la Ciudad. "Se violó la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires", sostuvieron los magistrados.

El falló salió por unanimidad con los votos de Carlos Rosenkrantz, Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti. Elena Highton se abstuvo de votar porque consideró que la presentación porteña no era competencia de la Corte Suprema.

En las escuelas de la Ciudad continuaron las clases presenciales pese al decreto del presidente Alberto Fernández. Foto: Federico Lopez Claro

En las escuelas de la Ciudad continuaron las clases presenciales pese al decreto del presidente Alberto Fernández. Foto: Federico Lopez Claro


El inicio de la disputa entre Nación y Ciudad

La causa arrancó el 16 de abril y fue impulsada por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En la presentación, encabezada por el procurador porteño Gabriel Astarloa, le pidieron a la Corte que declarara inconstitucional el artículo 2 del decreto 241/2021 del Presidente que suspendió las clases presenciales en el AMBA por dos semanas y que dispusiera una medida cautelar.

La administración de Rodríguez Larreta sostuvo que ese artículo “viola la autonomía de la Ciudad e implica una virtual intervención federal porque se arroga potestades sobre competencias eminentemente locales, en salud y educación”.

Lo cierto es que ese decreto hoy no está vigente porque rigió hasta el viernes pasado. Pero la prohibición de dictar clases presenciales en el AMBA fue prorrogada por otro decreto presidencial, el sábado pasado.

La Ciudad, de todas maneras, mantuvo las escuelas abiertas con clases presenciales y optó por una modalidad mixta -virtual y presencial- para los secundarios para impulsar una reducción de la movilidad como pedía el Gobierno.

Casal dictaminó que el DNU de Fernández es "inconstitucional" porque se arroga funciones sobre materias, como la educación, que permanecen en manos de las provincias.

Para Casal -y lo mismo dijo la Corte en varias sentencias-, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires tiene el mismo estatus jurídico que las provincias, sobre todo en referencia a las disputas con la autoridad nacional.

Aunque no es vinculante, el dictamen del procurador fue un golpe para el Gobierno nacional, que buscaba hacer valer el DNU presidencial.

Este fin de semana, desde la Ciudad, la ministra de Educación Soledad Acuña dijo que en el Gobierno porteño esperan que la Corte Suprema "ratifique lo que dice la Constitución Nacional, que en materia de política educativa la Ciudad es autónoma para definir”.

JPE - AFG