Alan García, expresidente de Perú, se disparó cuando estaban a punto de arrestarlo

Policías de Perú montan guardia fuera de Emergencias en el hospital Casimiro Ullóa, donde el expresidente peruano Alan García fue llevado después de que se disparó en el cuello en Lima el 17 de abril. García se disparó antes de ser detenido por la policía.

Alan García, expresidente de Perú, se disparó cuando estaban a punto de arrestarlo
Martín Mejía/Associated Press

[Si quieres recibir los mejores reportajes de The New York Times en Español en tu correo suscríbete aquí a El Times]

LIMA —El expresidente peruano Alan García se disparó en la cabeza antes de ser detenido por la policía por acusaciones de que recibió pagos ilegales del gigante brasileño de la construcción Odebrecht, informó su abogado el 17 de abril.

El abogado Erasmo Reyna confirmó el incidente a Canal N. El programa de televisión local Hablemos claro informó que cuando la policía llegó a la residencia de García para arrestarlo, el expresidente se encerró en su habitación e intentó suicidarse.

Documentos judiciales obtenidos por The Associated Press dicen que una orden de aprehensión en contra de García había sido emitida.

Zulema Tomás, ministra de Salud del Perú, dijo que García fue llevado al hospital José Casimiro Ullóa a las 6:45 (hora local) por una herida de bala en la cabeza.

“En este momento, el paciente ha estado en una sala de operación en dicho hospital desde las 7:10”, declaró la ministra Tomás. Dijo que la condición del expresidente es delicada.

Afuera del hospital limeño, hay ciudadanos que se reunieron en espera de más información de parte de médicos y funcionarios.

Guadalupe Pardo/Reuters

García es investigado por sobornos presuntamente pagados durante la construcción del metro de Lima durante su gobierno entre 2006 y 2011. El expresidente había negado haber recibido dinero de parte de Odebrecht, que se encuentra en el centro del mayor escándalo de corrupción de Latinoamérica después de que aceptó en 2016 un acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos en el que señaló que pagó unos 800 millones de dólares a funcionarios corruptos en toda América Latina a cambio de grandes contratos de construcción de infraestructura.

El escándalo ha llevado al encarcelamiento de numerosos políticos en toda la región, especialmente en Perú, donde el expresidente Pedro Pablo Kucyznski fue detenido la semana pasada como parte de una investigación por lavado de dinero sobre sus vínculos con la compañía.

Aliados de Kucyznski en el congreso dijeron que él también fue llevado la noche del 16 de abril a una clínica local con presión arterial alta.

Un juez peruano ordenó la detención de Kucyznski la semana pasada durante diez días mientras investiga pagos no revelados que le hizo Odebrecht hace más de una década de alrededor de 782.000 dólares . Una audiencia está programada para este miércoles 17 de abril para decidir si se incrementa su detención a tres años.

El abogado de García dijo a los reporteros el 17 de abril que la tragedia “pudo haber sido evitada”. Dijo que las acciones que llevaron al arresto de García parecen haber sido ejecutadas de manera irregular.

García, de 69 años, es un populista radical cuya errática primera presidencia en la década de los ochenta fue marcada por la hiperinflación, la corrupción rampante y el ascenso del movimiento del grupo armado Sendero Luminoso.

Cuando regresó al poder dos décadas más tarde, lideró un gobierno más conservador, que contribuyó a un auge de la inversión en materias primas en el que Odebrecht desempeñó un papel muy importante.