A casi dos años del fin de su mandato, nadie sabe de qué vive Vidal

La ex gobernadora de la provincia de Buenos Aires vive en un lujoso departamento en Barrio Parque, el más costoso de Capital Federal, participa de programas televisivos y se prepara para lanzar su nueva candidatura. Sin embargo, es un misterio el origen de sus fondos.

A casi dos años del fin de su mandato, nadie sabe de qué vive Vidal

Por primera vez desde el año 2007, María Eugenia Vidal está desempleada. Con sus 47 años a cuestas, una incógnita nació en la mente de una gran cantidad de personas que la ve participando de numerosos programas televisivos, presentando su libro “Mi Camino” o escucha sus declaraciones en la radio: ¿De qué vive la ex gobernadora desde que abandonó el cargo en diciembre de 2019?

Tras una meteórica carrera política en la que fue legisladora de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, ministra de Desarrollo porteña, vicejefa de Gobierno por la misma ciudad y gobernadora de la provincia de Buenos Aires, el 10 de diciembre de 2019 marcó su primer paso en el mundo del desempleo argentino.

Desde su salida de la gobernación, Vidal se mudó brevemente a la casa de sus padres mientras terminaba de preparar un departamento que compró en Guido y Pueyrredón, el coqueto Barrio Norte de Capital Federal. Desde allí, organiza entrevistas, presencias, reuniones y analiza su posición de cara a las elecciones de medio término, en las que su espacio se muestra pletórico de mujeres fuertes, como Patricia Bullrich, Elisa Carrió o Graciela Ocaña. Lejos del territorio provincial que le dio de comer durante cuatro años, hoy sus intenciones oscilan entre una candidatura como jefa de Gobierno porteño o presidenta de la Nación.

El misterio sobre los fondos con los que sostiene su ritmo de vida pareciera insondable. Nadie sabe de dónde sale el dinero para pagar sus impuestos, servicios, alimentos y el costoso ritmo de vida que lleva. Según el padrón de AFIP, Vidal no registra actividad alguna. Mantiene una deuda de 184 mil pesos repartida entre el Banco de la provincia de Buenos Aires, el Banco Ciudad y el Banco Francés.

Durante los últimos días del 2019 y los primeros del 2020, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) le inició tres juicios sobre ejecución fiscal, que se encuentran actualmente “en letra” en la secretaría Civil Nro. 8, del juzgado Federal Nro. 3 en lo Civil, Comercial y Contable Administrativo de Lomas de Zamora.

Sus declaraciones juradas del año 2017 y 2019 dan cuenta de un progreso económico, solo posible gracias a la función pública, pero difícilmente el necesario para sostener su lujoso ritmo de vida. Según su declaración de octubre de 2017, Vidal tenía el 50 por ciento de una casa en Morón, lo que cuadra con sus declaraciones semanas después de la separación de Ramiro Tagliaferro: “Soy una mujer divorciada, con la mitad de una casa y la mitad de un auto”. Además, tenía un depósito bancario de 44 mil pesos, una caja de ahorro con 114 pesos, 350 mil pesos en efectivo y una cuenta con 246.171 pesos. En aquel entonces, según la documentación entregada, cobraba un ingreso anual neto de 957.641 pesos, el equivalente a unos 79.800 mensuales.

Su declaración jurada “de cese” del 9 de diciembre de 2019, 24 horas antes de dejar oficialmente la gobernación, habla de un enorme incremento patrimonial. Ya no tiene el 50 por ciento de la casa de Morón, sino el 100 por ciento de un departamento en Capital Federal, cuya valuación fiscal era de 1.178.600 pesos. Por otra parte, entre tenencia en efectivo y depósitos bancarios, declaró 990 mil pesos y un plazo fijo por 12.6 millones de pesos.

Desde entonces, no existen registros oficiales de la ex gobernadora Vidal. Ni declaraciones, trabajos registrados, empresas o facturaciones. Hoy por hoy, los avatares de la política argentina hacen que una de las mujeres que mejor miden electoralmente en el país tenga un costoso ritmo de vida, un lujoso departamento en el barrio más caro de Capital Federal, un libro publicado y una gran cantidad de actividades diarias que insumen tiempo y dinero, pero nadie sepa de dónde obtiene el dinero. (www.REALPOLITIK.com.ar)